Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

NADA FALTA NI SOBRA

Imagen
"El camino es perfecto, como el espacio infinito; donde nada falta ni sobra. De hecho, es debido a nuestra elección de aceptar o rechazar, que no vemos la naturaleza verdadera de las cosas".
Esta frase del poema de la Fe en el Espíritu de Kanchi Sosan es un gran enigma. ¿Cómo se puede pensar que el camino, la vida, es perfecta? Cada uno de nosotros tiene una lista inmensa de cosas que piensa que le sobran y otra igual que desearía que estuvieran y no están. Es igual que cuando uno entra en esas salas multicines a ver un drama romántico, pero de pronto, se oyen carcajadas en la sala de al lado y piensas, tenía que haber ido a la otra película. Entonces no se disfruta de ninguna.  Pensamos que sobran o faltan cosas, porque miramos sólo un pedacito de la realidad. Pero ¿Cómo podemos ampliar la mirada, tomar perspectiva cuando estamos en una situación comprometida y sufriendo el abandono, la ausencia, el dolor de la enfermedad, el fracaso etc? En realidad, yo creo que no es posible a…

SURFEAR LAS EMOCIONES

Imagen
Las emociones se mueven bajo el umbral de nuestra conciencia, y de repente, como esas carpas de colores afloran a la superficie. Son energías que están inscritas en nuestro sistema vital para asegurarnos nuestra supervivencia. Nuestro cerebro reptiliano sólo sabía responder atacando o huyendo de las amenazas sin ningún tipo de contemplaciones. Respuesta binaria sin matices. Pero la evolución nos dotó de matices. Lo conocido como el eje encefálico, es decir el proceso evolutivo de nuestro cerebro nos muestra que de esa respuesta primaria y casi mecánica pasamos a tener modulaciones varias. Miedo, vergüenza, asco, alegría, tristeza, ira. Todas estas energías nos permiten relacionarnos con nuestro entorno de forma natural e intentando siempre sobrevivir.
Nuestra sociedad no dedica mucho tiempo a tratar con las emociones. Hoy he asistido a una conferencia muy acertada en la facultad de medicina de Valparaìso, Chile. En ella el ponente, el profesor Enzo Arias nos invitaba a reflexionar so…

EXPRESANDO LA BELLEZA CON TODOS LOS POROS

Imagen
El zen no es una filosofía, ni es una religión. La filosofía es aplicar la inteligencia a la comprensión y explicación de la realidad. En la filosofía sólo interviene la mente intelectual que crea unos modelos interpretativos que justifican las relaciones de las cosas entre sí y con nosotros. La mente intelectual se mueve entre análisis, hipótesis, síntesis, deducciones, causas y efectos. Pero la mente se encuentra separada de la realidad, como quien mira un espejo.Esta separación puede ser útil y productiva, ya que analizados los modelos nos permite aplicarlos a aspectos concretos de la vida y mejorarla, pero tiene sus límites.
La religión, en cambio, es una reestructuración emocional de la vida en base a una creencia que distribuye valores positivos y negativos a las cosas y a las acciones y que crea vínculos a través de rituales con entidades no visibles ni experimentables con los sentidos.
Por lo tanto, el zen ni es una filosofía ni es una religión. El zen no habla de "otra …